martes, abril 16, 2019

La era de las identidades líquidas

En el pasado las identidades estaban bien definidas: pertencías a una raza, a una religión, a una nación, a una clase social. Sin embargo llevamos unas décadas en que las identidades se vuelven líquidas. Las religiones están de capa caída, las razas se difuminan, las naciones no definen a los ciudadanos. Y hay quien ve esto un problema.

Mucha gente, carente de referentes, se empieza a definir por otro conjunto de valores. Por ejemplo por su hobbie (soy runner), por su orientación sexual (gay, transexual) o por una pasión (soy fan de Apple). Y todas estas identidades pueden convivir no solo en un país sino en un mismo edificio de una gran ciudad.

Estamos en la era de las identidades líquidas, donde todo el pasado se desvanece y cada cual es lo que quiere. La humanidad, parece ser, necesita una identidad, y algunos tienen nostalgia del pasado cuando todo estaba definido. Por eso surgen movimientos que reclaman volver al pasado, por eso, entre otras cosas, gana Trump en EEUU, gana el Brexit en el Reino Unido o surgen patidos de extrema derecha que tienen tirón electoral en todo el mundo.

La izquierda tiene un problema ahí, ya que la clase obrera, al menos en el mundo desarrollado, no existe como tal. Está más identificada con sus hobbies, por ejemplo, que con los compañeros de oficina. Quizá por eso hablan tanto de "la clase media trabajadora" que es como no decir nada, pues con esa categoría se identifica tanto un administrativo que cobra 12.000 euros al año como un cargo intermedio que cobra 60.000 euros: mientras tenga que levantarse pronto por la mañana y trabajar todo el día para mantener su status quo es clase media trabajadora (o al menos así lo sienten). Quizá por eso la izquierda está tan perdida, y concretamente en España, cae en ciertas regiones en el limbo del nacionalismo, que agrupa a la gente entorno a una identidad fija, no líquida, y es más fácil atraerles como grupo.

La derecha también anda perdida, pues sus valores tradicionales (nación, religión, familia) también se diluyen. Intenta llevar a su electorado a valores tradicionales, pero solo lograrán atraer a los nostálgicos, el resto es impermeable a estos mensajes.

No me gusta nada que ningún partido abrace de forma decidida estas nuevas identidades líquidas y anden todo el día buscando referentes. Y esto va a más, no a menos. Las identidades se vuelven más líquidas, incluso en territorios donde hay un fuerte sentimiento de identidad nacional como Cataluña: los jóvenes están menos interesados en el movimiento independentista.

Las identidades líquidas son un progreso, no una imperfección del mundo moderno. Todo lo que sea ir en contra de ello es ir contra el progreso. Es más difícil conectar con los votantes, sí, pero es síntoma de un mundo mejor, donde cada individualidad es una maravilla que no se diluye en un grupo más grande.

El nacionalismo es, por cierto, una lacra. Los independentistas quieren imponer su identidad a parte de la sociedad, y los nacionalistas españoles quieren imponer también su visión retrógrada al gente que no comparte su visión. Lo que debería hacerse es diluir todos estas visiones, que son pre-democráticas. La libertad de la que disfrutamos es inigualable, nunca antes cualquiera ha podido tener su propia identidad y disfrutarla sin imposiciones. Nadie impide a los catalanes a que celebren sus rituales (Tió Nadal o Sant Jordi, por ejemplo). Nadie impide a los nacionalcatólicos a que vayan a misa en Nochebuena con sus pulseras de España. Nadie impide a un ateo runner que salga a correr la San Silvestre en Nochevieja y luego se vaya a dormir pronto.

Pero me cuesta ver la defensa de estos valores en los partidos. Los que más se acercan son el PSOE por un lado, pero sigue su discurso de la "clase media trabajadora" y cae en la adoración de los nacionalistas, como contraposición a la concepción franquista de España, pero que es un claro error, pues los nacionalismos van en contra del socialismo tradicional: en realidad los territorios no existen, solo las personas y lo que sienten, y los nacionalismos no quieren que haya redistribución social entre los que más tienen (que casualmente muchos tienen esta identidad nacional compartida) y los que menos tienen (que están en otros territorios). Lo mismo aplica, por cierto, a la Unión Europea, que funcionaría mejor si hubiera una mayor redistribución con una Seguridad Social común, un seguro de desempleo común, etc. pero los Estados con mayor renta per cápita no quiere.

El otro partido que se acerca a este modelo es Ciudadanos, que apoya muchas de estas identidades líquidas y combate claramente a los nacionalismos. Pero tiende a adorar en exceso al nacionalismo Español (eso sí, afirman, desde un punto constitucional).

Podemos, PP y sobre todo Vox están muy lejos de dejarse abrazar por las identidades líquidas. A ellos les gustaría un mundo más en el pasado, donde hubiera lucha de clases entre los proletarios y los burgueses (Podemos) o donde la nación y religión fueran más importantes (PP y Vox).

lunes, abril 01, 2019

Libros mes de marzo

Este mes he leído:

  • The undoing project - Michael Lewis ***** : Los libros de Michael Lewis son muy buenos y esta no es una excepción. En esta ocasión narra la historia sobre dos psicólogos israelíes, Daniel Kahneman y Amos Tversky, que cambiaron la psicología de una forma contundente en cada artículo que publicaron juntos. Muy recomendable.
  • La España en la que creo - Alfonso Guerra **··· : Estando de acuerdo con lo que expone Alfonso Guerra en el libro, en general me parece flojo. Aunque el hilo conductor está claro (la Constitución es lo que garantiza una democracia y por supuesto que tiene sus compromisos) el libro va saltando de un tema a otro sin mucho concierto y a veces cae en tópicos algo flojos ("los poderosos"). Aunque apunta algún asunto histórico interesante y siempre está bien ver cómo reparte a diestro y siniestro (en este caso no se salva ni el PSOE), no merece la pena.

Películas y series mes de marzo

Este mes he visto:

  • Vengadores: Infinity War ****· : De vez en cuando me da por ver películas de superhéroes y este ha sido uno de dichos meses. La verdad es que la película me ha gustado, creo que tiene un final digno e inesperado y toda la película tiene un ritmo adecuado. Merece la pena.
  • Ant-man y la Avispa ****· : Siendo (creo) los superhéroes más flojos del universo Marvel la verdad es que me hizo gracia la película. Y el final engancha un poco con la parte de los Vengadores. No está mal.
  • El increíble Hulk *··· : Mala película con la que Marvel se estrenó en el cine, poco antes de que la comprara Disney. Es la típica película de mutantes, un malo que es bueno, un bueno que es malo y luchas sin parar. No merece la pena más que para un visionado a 2x.
Y he terminado de ver las siguientes temporadas:

  • Friends - Temporada 1 ***** : No había visto esta mítica serie. Después de la primera impresión (es como Cómo conocí a vuestra madre pero en peor) la verdad es que tiene su gracia. Y además, va mejorando según avanza la temporada.
  • Friends - Temporada 2 ***** : La segunda temporada es aún mejor, los guionistas estaban sembrados. Muy recomendable.

lunes, marzo 11, 2019

Modems, ADSL, 5G y Shannon

En AT&T se inventaron las telecomunicaciones y entre todos los científicos que allí trabajaban Shannon fue uno de los mejores. Tiene una ley, que es de verdad una ley física, que establece la máxima capacidad de un canal de telecomunicaciones. Este límite es inviolable, no se puede físicamente. Lo tienen en cuenta todos los Ingenierios de Telecomunicación que diseñan sistemas.

La ley está bastante bien explicada en la Wikipedia pero resumiendo

C= B * log2 ( 1 + S/N)

C es capacidad (en bps)
B es ancho de banda (en Hz)
S es la señal (en potencia, W, dBm o lo que sea)
N es el ruido (también en potencia)

Por tanto un canal tendrá más capacidad cuanto más ancho de banda tenga, y cuanto mayor sea la relación entre la señal y el ruido.

El ruido es complicado de bajar. A veces se puede porque el canal es muy malo (ejemplo en telefonía, cuando se colaba la voz del vecino porque los cables estaban mal aislados). La señal tiene también su límite (quemar los cables o radiar tanto que se te calienta la leche cuando la pones cerca del móvil). Así que normalmente se tiende a incrementar el ancho de banda.

En los módems de teléfono los canales estaban definidos, 4 KHz, que era lo que tenían para que cupiera la voz (con una calidad muy mala, pero usar más era desperdiciar espacio y menos peligraba la inteligibilidad). Para un S/N de 100 (20 dB) sale unos 27 Kbps, que es el límite físico. Se puede mejorar con compresión, pero la compresión también tiene límites (curiosamente también Shannon tiene teoremas sobre el tema, era un genio) así que efectivamente el límite llagaba a 56K más o menos.

¿Qué se hizo cuando se vio que la gente quería más? ¡Pues aumentar B! Y surgió el ADSL, que no hace más que aprovechar más ancho de banda del par telefónico. Se dejaron los 4 KHz para voz y se empezó a crecer para arriba. Los distintos sabores de ADSL usan más o menos ancho de banda, y los límites están en la distancia a la central. Cuanto más distancia más atenuación y la señal (la S) llega débil y por tanto la capacidad baja (el N llega de todos los puntos y es más o menos constante, se denomina ruido térmico por el simple hecho de que los electrones se mueven de forma aleatoria porque están por encima del cero absoluto). Así que esto tenía un límite. La fibra tiene otros límites, porque la atenuación es mucho más baja. Y porque se creó precisamente para mandar mucha info, no como el par de cobre que se usaba hasta 30 MHz (VDSL2) cuando se creo para soportar solo 4 KHZ hace 80 años en muchos casos.

¿Quñe tiene esto que ver con 5G? La diferencia entre 4G y 5G son tecnologías varias, pero la más importante es aumentar el ancho de banda. En 2G el canal tenía 200 KHz (y se dividía entre 8 usuarios). En 3G el canal era de 5 MHZ y se dividía entre todos los usuarios de la celda. En 4G hay portadoras de hasta 20 MHz, y se podían juntar con otras (carrier agregation). En 5G hay portadoras de hasta 400 MHz y se pueden juntar con otras (también carrierer aggregation). 

En 4G y 5G hay otra tecnología, MIMO, que aumenta el número de canales, y por tanto cambia la fórmula:

C= N * B * log2 ( 1 + S/N)

Donde N es el número de canales. 

Al final la subida de capacidad que propone 5G es para lograr más carriles, meter más usuarios en la celda. Puede que la gente piense que no hace falta más, que YouTube va bien. Pero a veces Youtube baja el perfil de calidad y esto puede ser porque la celda está congestionada. Las autopistas están muy bien y no se necesitan más carriles si vamos solos, pero si hay tráfico hacen falta más carriles, no porque individualmente necesitemos más, sino porque no caben todos los usuarios.




viernes, marzo 01, 2019

Libros mes de febrero

Este mes no he terminado de leer ningún libro, así que recomiendo que compréis el mío si todavía no lo habéis hecho.

Películas y series mes de febrero

Este mes he visto:

  • La Lego película 2 ***·· : Más ñoña que la primera, sorprende menos y algo más enrevesada. Pero oye, llevaba dos años sin ir al cine..
  • Minimalismo ***·· : Algo superficial, creo que en esta entrada definen muy bien lo que es esta película. 
  • Fyre ***** : Un documental sobre un festival que iba a ser el mejor de la historia y acabó siendo un desastre. Muy recomendable.
  • Guardianes de la Galaxia 2 **··· : Completamente prescindible, bastante sosa y con un tono sensiblero que aburre.
Y he terminado de ver las siguiente series:

  • Aggresuko - Temporada 1 ***** : Anime de animales y heavy metal. Imprescindible serie que hace reir. Muy recomendable.
  • Counterpart - Temporada 2 ***** : Esta serie me ha encantado. La segunda temporada sigue con el mismo ritmo que la primera y va cerrando tramas. Ha quedado muy bien. Dicen que la han cancelado, pero queda muy bien cerrada y creo que no daba para mucho más.
  • The office - Temporada 1 **··· : No me acaba de convencer. La he visto porque dicen que la segunda temporada mejora, pero desde luego tiene que mejorar mucho.

viernes, febrero 01, 2019

Libros mes de enero

Este mes he leído:

  • The Murderbot Diaries - Martha Wells ***** : Genial serie de ciencia ficción acerca de un "construct"  (mezcla entre robot y humano) que se rebela contra su programación pero no acaba siendo un asesino en serie porque le gusta ver series. Está muy bien, y la única pega es que la autora ha dividido este libro en cuatro pequeños libros (de unas 100 páginas), denominados All systems red, Artificial condition, Rogue protocol y Exit strategy. En realidad todos forman parte una única historia autoconclusiva que merece la pena y se pueden (y deben) leer seguidos.

Películas y series mes de enero

Este mes he visto las siguientes temporadas de series:

  • Jean Claude Van Johnson - Temporada 1 ***** : Una serie divertidísima de humor absurdo y todo muy exagerado. Jean Claud Van Damme hace de sí mismo, un actor fracasado pero que en realidad usa las malísimas películas que rueda como tapadera de agente secreto. Es muy divertida, muy recomendable. Solo hay una temporada porque Amazon la canceló, pero creo que así está bien, queda bastante cerrada y quizá una segunda temporada sería excesiva.
  • Derry Girls - Temporada 1 ***** : También muy divertida serie sobre adolescentes en la Irlanda del Norte previa a los acuerdos de paz. Todo muy rocambolesco y divertido. Merece la pena.
  • Bodyguard - Temporada 1 ***·· : Thriller político de acción sobre una serie de atentados en el Reino Unido. Está un poco cogido por los pelos, pero bueno, acción y un final no muy predecible. No está mal. Es solo una temporada.
  • Black mirror - Bandersnatch **··· : Un capítulo suelto de Black Mirror en el que hacen un experimento: que sea un "elige tu propia aventura". No me acaban de convencer, no llega al nivel de un videojuego y no es tan entretenido como una serie. La temática está bien llevada pero no me acabó de gustar.
  • The Expanse - Temporada 4 ****· : Esta temporada de The Expanse es como dos temporadas en una. Primero se solucionan los problemas que tenían los protagonistas y luego se meten en otro follón. No ha estado mal pero creo que aquí debería acabar la serie, no da más de sí. Sin embargo Amazon la ha rescatado de su cancelación y harán más temporadas.

viernes, enero 11, 2019

Libros 2018

Este año he leído 10 libros, que está por debajo de la serie histórica (19, 13, 19, 15, 15, 28, 26, 32, 37, 30, 25, 28 y 27).

Este año lanzo solo una recomendación, leer la saga de Old Man's War. Me ha encantado, menos Zoe's Tale que se puede saltar perfectamente. Ciencia ficción de la buena.

También quería mencionar por aquí que 2018 fue el año en el que publiqué un libro, por si alguien todavía no se ha enterado.

Si alguien quiere repasar mis lecturas del año lo puede hacer aquí.

Películas y series 2018

Este año he visto 9 películas, que son pocas si comparamos la serie histórica (3, 24, 39, 41, 26, 82, 106, 95, 112, 78, 66 y 48) aunque más que el año pasado. El motivo es principalmente tener muchos hijos y que hemos aprovechado para ver algo más de series.

En cuanto a series he visto 23 temporadas de series, que está algo por encima de la serie histórica (15, 29, 16, 11, 19, 15, 8, 18, 7, 13, 15 y 16).

Ahora pasemos a las recomendaciones, que son varias. En cuanto a series de humor recomiendo Lovesick, pero solo la temporada 1. También Silicon Valley, me parece la mejor serie de humor del momento, sin duda.

En cuanto a series de acción me quedo con La casa de papel (la primera española que recomiendo en mucho tiempo) y Counterpart (que me parece genial la mezcla de ciencia ficción y thriller).

En cuanto a series de dibujos animados (quizá es un poco heavy llamarlas así, porque tienen su temática, pero bueno, por meterlas en el mismo saco) me quedo con tres: la novedosa y polémica (des)encanto, y las clásicas Samurai Champloo y Cowboy Bebop.

Por último me gustaría recomendar la serie documental Wild Wild Country, creo que merece mucho la pena para entender el fenómeno Osho.

Como veis no recomiendo ninguna de las películas que he visto. No han estado a la altura.

Si queréis repasar todo lo que he visto en 2018 podéis hacerlo aquí.

Libros mes de diciembre

En diciembre no he leído ningún libro.

Aprovecho para recomendar de nuevo, ya que enero es el mes de los buenos propósitos, leer el libro que escribí. Con él explico unos conceptos que creo que son muy necesarios para planificar el futuro, más incluso ahora que los mercados están cayendo.

Películas y series mes de diciembre

Este mes he visto la siguiente película:
  • The most unknown ***·· : Nueve científicos se van juntando de dos en dos para explicar el área en el que trabajan. La idea es bastante buena, con imágenes muy bonitas, pero abundan las situaciones incómodas y no profundizan mucho en las investigaciones que hacen. Creo que era una oportunidad para explicar cosas muy interesantes y se han quedado en lo superficial.
Y he terminado de ver la siguiente serie:
  •  Cowboy Bebop ***** : Genial serie que había visto hace más de diez años y que he vuelto a ver. Sigue siendo muy buena. Un futuro en el espacio, con historias de cazarecompensas, mafia, vaqueros... Todo esto en un anime japonés nada convencional. Excelente y muy recomendable.

lunes, diciembre 17, 2018

La electricidad en España no son 220 V

Lo normal cuando se pregunta a alguien que cuál es el voltaje o tensión que tenemos en los enchufes de casa es que la respuesta sea 220 V. Pero no es cierto.

En 2003 hubo un cambio del Reglamento Eléctrico de Baja Tensión y desde entonces tenemos 230 V. Sí, ya hace 15 años y seguimos pensando que tenemos 220 V y no es cierto.

Los motivos de este cambio son la armonización europea y también que a mayor tensión, menos pérdidas (no en la baja tensión, pero sí en la alta y también hubo cambios en dicha fecha).

Ahora bien, leyendo un poco más veo que el cambio fue más político que otra cosa. En Europa continental usábamos 220 V, en Irlanda y Reino Unido 240 V. ¿Cómo unificar? Con 230 V. Pero este cambio fue solo nominal, ambos bloque siguieron generando a 220 V y 240 V respectivamente, pero las tolerancias hacía que se pudiera decir que trabajaban el mismo régimen de 230 V (es decir, si estás en 220 V estás un poco por debajo y si estás en 240 V estás un poco por encima, pero dentro de las tolerancias que permitía la norma de 230 V).

No me acaba de convencer mucho esta explicación. He mirado en mi casa y los disyuntores y demás elementos del cuadro eléctrico están marcados a 230 V. Y he mirado por internet y muchos elementos que se venden están marcados con 230 V. Puede que en su día el cambio fuera simplemente nominal, pero poco a poco la red ha ido migrando a 230 V en todo el continente.

Para comprobarlo he medido la tensión de un enchufe con un polímetro y sale 226 V. No me ayuda mucho, algo como 230 o 220 me habría aclarado algo más las cosas, pero tenía que salir en medio...