viernes, junio 04, 2010

Lo digital convierte a amateurs en profesionales

Antes de la era digital los límites entre un profesional y un amateur estaban claros. Una persona que tuviera una afición no podía lograr un resultado igual que una persona profesional. Desde hace unos años se está viendo que en la era digital esto no es necesariamente así. Por ejemplo, hay blogs que tienen más audiencia que medios convencionales. Si los contenidos son de calidad no existe una brecha de entrada, no hay que realizar una inversión inmensa para tener audiencia. Esto está claro desde hace un tiempo en Internet, pero no sólo estoy hablando de periodismo, sino de cualquier cosa.

Acabo de ver el capítulo final de la sexta temporada de House, y este episodio tiene una particularidad. Se ha rodado con una cámara de fotos digital, la Canon EOS 5D Mark II. Y se ha hecho no para hacer publicidad gratuita a Canon (no lo dudéis, yo tampoco la hago, no me pagan por escribir aquí), sino porque era la mejor alternativa.

La calidad de la imagen es inmejorable, indistinguible de una cámara con la que se ruedan los episodios normales. De hecho graba en full HD, fue la primera cámara de fotos que lo incorporó. Pero tiene una serie de ventajas frente a una cámara normal:

  1. Es más pequeña. El episodio se rueda en zonas muy estrechas, en las ruinas de un edificio derrumbado. Las cámaras convencionales no cabían.
  2. Se rodó en espacios con muy poca luz, y la cámara tiene un alta sensibilidad. Para rodar con una cámara normal tendrían que haber usado muchos tipos de película y eso es complicado.
  3. Es mucho, mucho más barata que una cámara de cine. Incluso que una digital. Vale, no es una cámara de fotos barata, el cuerpo cuesta 2000 euros, pero está al alcance de cualquier amateur.

Quizá lo que cuento tenga algo de trampa, ya que los objetivos con grandes aperturas para lograr rodar en espacios poco iluminados posiblemente hayan sido más caros que el cuerpo de cámara. Pero el hecho es que un episodio normal de esta serie se podría rodar con esta cámara y objetivos más normales, algo que está (económicamente) al alcance de (casi) cualquiera. Es más, si quieres rodar algo más complicado, como este episodio, es que necesitas usar este tipo de cámaras.

En la era digital lo importante es el talento, no los medios. Los medios son mucho más asequibles. Y muchas empresas que vivían bien en la época analógica no saben enfrentarse a la era digital. En el mundo de Internet es normal que una empresa surja en un garaje y en 15 años se convierta en una empresa gigante (mirad el caso de Google). Pero en los próximos años vamos a ver esto mismo en todos los sectores. Porque la revolución digital afecta a todo, no sólo a Internet.

(Por cierto, la cámara usada en la serie es la misma que usó el fotógrafo para sacar las famosas fotos de prostitución en la Boquería que El País publicó hace unos meses)

2 comentarios:

Jorge dijo...

Muy interesante. Y se agradece la ausencia de spoilers, que tengo pendiente el episodio (estoy a 4 de terminar).

Alex dijo...

Si es que soy muy bueno no haciendo spoilers :D