domingo, junio 18, 2006

Perros lazarillos

El otro día vi a un ciego con un perro lazarillo esperando el tren. Estaba aburrido, así que empezaron a llegarme ideas extrañas a la cabeza (el aburrimiento hace productivo al ser humano). Se me ocurrió que cuando se montara en el tren, que vendría un poco lleno, le deberían ceder el sitio. Y si no lo hace nadie estaría mal. Habría que obligar a la gente a ceder el sitio. Y entonces se me encendió una bombilla en la cabeza.

Si el tipo tiene un perro, podría usar a este para obligar a la gente a cederle el sitio. Me imaginaba la escena. El ciego entra en el tren, nadie se levanta, y el perro empieza a gruñir a un cómodo pasajero que viaja sentado. Si no se levanta directamente le ladra. Y si aún así no se inmuta, ataca. Le muerde hasta que se levante. Entonces el ciego se sienta, tranquilamente.

¿Alguien sabe con quien hay que hablar en la ONCE para que entrenen a los perros lazarillos en esta "técnica de persuasión"?

Dos notas antes de acabar esta entrada: una, que el ciego no se subió al tren; dos, que dicen por ahí que Madrid es uno de las ciudades de Europa en los que la gente cede más el sitio a gente que lo necesita. Yo, personalmente, lo dudo.



Tags Technorati: ,

5 comentarios:

Hombre de Uel dijo...

Esta mañana he visto a una mujer entrenando un perro de estos. La escena era bastante tierna, asi que me cuesta imaginarmela enseñando al perro a lanzarse a las partes de los transeuntes.

ananuska dijo...

podemos cambiar la opción de que le gruña por que le plante las patas en las rodillas y se le quede mirando fijamente. El morro de un perro a 10 centímetros de su cara puede hacer efecto, y además no le podrán decir que el bicho es violento, más bie al contrario :)

Alex dijo...

Nada, nada, o muerde o las amenazas son inútiles...

Anónimo dijo...

Que a los ciegos que no les cedan el asiento no es tan grave al fin y al cabo. No les es mucho más molesto estar de pie que cualquier vidente en condiciones físicas normales. Lo peor es que no se cedan los asientos a embarazadas, ancianos y personas con problemas físicos (a los que paradódijacamente se supone que los asientos están reservados para ellos, es su derecho el utilizarlos, no es cesión). Y la encuesta esa de lo bien que lo hacemos los españoles respecto al tema, pues no sé si el que lo ha publicado estaba "flipando" o no utiliza los transportes públicos.

e-ness dijo...

Últimamente he oido a mucha gente quejarse de que en Madrid no se cede el sitio a la gente que lo necesita (o tiene derecho). No lo dudo, pero lo curioso es que yo siempre veo gente levantándose y dejando el sitio a viejillos y esas cosas. Aunque también es verdad que a la hora que yo lo cojo, no va tan lleno ni la gente tan cabreada.