martes, septiembre 27, 2011

¿Cómo podría ganar las elecciones el PSOE?

Hace tiempo que no escribo un artículo sobre política, así que mejor forma de retomar el tema que con política ficción. Las elecciones del 20N son un buen momento para retomar mi análisis personal.

Está claro que el 20N el PP va a ganar. La cuestión no es, como algunos medios nos hacen creer, si el PP obtendrá mayoría absoluta o si no. La cuestión es si el PP logrará sacar 3/5 del Congreso (210 diputados) y aprobar por su cuenta reformas constitucionales, por ejemplo para limitar el poder de las Comunidades Autónomas (no quiero ser demagogo, el PSOE podría, por muy pocos diputados que saque, forzar un referéndum en ese caso, sólo se necesitan 35 diputados para eso).

Así lo veo yo. El PP va a arrasar en las próximas elecciones. La economía va muy mal, hay mucho paro, y sobretodo la gestión de la crisis por parte de Zapatero ha sido muy mala. Lenta y mala.


¿Qué haría yo si fuera Rubalcaba? ¿Cómo podría remontar la situación? Sólo hay una posibilidad, y es meter miedo, hacer incapié en los temas conflictivos que espantan a muchos votantes de dar su confianza al PP. Vamos, yo haría la campaña más dura y barriobajera que se haya visto jamás en las democracia. Por partes:

  1. Lo que estamos oyendo estos días del PP con motosierra recortando el Estado de derecho es un buen comienzo. Pero una imagen vale más que mil palabras. Anuncios en carteles y TV de un tío curiosamente parecido a Rajoy y Esperanza Aguirre robando a jubilado o dándole una paliza. Sobretodo tienen que estar riendo y con fondo azul. Sin el logo del PSOE claro. La línea la abrió el PP en Madrid en las últimas elecciones con los carteles de Zapatero y Tomás Gómez riéndose sobre un fondo que decía "5 millones de parados". Sí, los anuncios serían retirados y el PP se indignaría, pero esto lleva la campaña a donde quieres.
  2. El mensaje, continuo: el PP no es que vaya a recortar las pensiones, es que las va a quitar. ¿El despido? Libre. ¿La sanidad? De pago. Anuncios en televisión de una oficina en un hospital público en la que le explican a un paciente las opciones de hipotecar su casa para pagar la operación que le tienen que realizar (tiene que haber una frase en plan "tenemos unos convenios con algunos bancos muy ventajosos, si domicilia la nómina, claro").
  3. Llegados a este punto el PP indignado se niega a debatir con Rubalcaba (claro está, nunca quiso y seguro que pase lo que pase en la campaña encuentran alguna excusa). Anuncios en televisión y carteles de la cara de Rajoy junto a una gallina. O un gran "Cobarde" en grande. Mejor, "¿Un cobarde para dirigir el país?"
  4. Tirar de hemeroteca. Suena a pasado, y por si solo no sería efectivo, pero algún vídeo de cuando Rajoy gestionó la crisis del Prestige, junto a todo lo anterior, serviría de complemento. 
Cosas de este estilo pueden ser la única oportunidad. De perdidos al río. No creo que hacer una campaña dura y demagoga le haga perder votos al PSOE, menos de los que tendría hoy no creo que pueda sacar. Y si la campaña deja mal sabor de boca en la sociedad, en cuatro años todo olvidado (nadie se acuerda ya del post 11M) Y como estoy seguro de que no se atreverán a tanto, doy por hecho la victoria del PP.

Sobretodo espero que tengan un buen plan para salir de la crisis y se olviden de sus coqueteos con interferir con la libertad y derechos de los ciudadanos (ya sabéis, derogar ley del aborto, divorcio express, matrimonio homosexual, etc). Que se centren en la economía y que lo hagan bien. Falta nos hace.

5 comentarios:

Nuria dijo...

El error del PP es mencionar en precampaña temas que socialmente se consideran pogresos (aborto, divorcio, etc) independientemente de la valoración moral de cada uno de nosotros.

Los votantes indecisos pueden ver una amenaza en ese tipo de planteamientos. Sospecho que piensan: " si hacen eso, ¿qué más nos recortarán?"

Muchos cabezas visibles del PP, como Aguirre deberían medir más sus palabras si quieren favorecer la imagen de Rajoy.

La contraofensiva del PSOE en ese sentido es deleznable, pero juegan con la baza de que la inmensa mayoría de os votantes, quizás no es capaz de analizar programas, y se queda sólo con el efecto, no se si me explico.

De todos modos, yo sigo esperando el detalle de la política económica que abordará el PP si llega al poder, porque todas las "buenas intenciones" que he leído hasta ahora del estilo "apoyaremos a los Autónomos, a los parados, etc" suena francamente infantil...

Y ya me callo :)

Nuria dijo...

Como siempre, olvido suscribirme a comentarios ;)

Alex dijo...

Sí, el PP se está metiendo en algunos charcos que no tienen mucho sentido. Lo de Aguirre es comprensible, ahora empieza el curso y es cuando tiene que hacer los recortes en educación, no tiene sentido esperar a noviembre. Pero la verdad es que se podría ahorrar algunas declaraciones.

javier dijo...

Que bueno.

Lo mejor es que seguramente les funcionaría, al menos entre esa masa de votantes cuya información se reduce a dos eslóganes, a lo que dijo la Esteban y el último pique Madrid-Barça.

Lo que pasa es que luego el nivel medio de los políticos no difiere mucho de ahí. Otros países me dan envidia. Los políticos son capaces de decir algo sin pegar gritos, me acuerdo de un debate Sarko-Royal en TV5 hace muchos años muy interesante, no lo pillaba todo, pero el tono lo decía todo. Mucho más que la panda de analfabetos que tenemos en las poltronas.

Estoy por votar al primero que me parezca competente, pero todavía no me he encontrado con nadie.

manuelvh dijo...

En el contexto que tenemos, yo creo que Rubalcaba solo tiene alguna opción de ganar si consigue movilizar al electorado (por eso creo que el referendum para lo de la consitución habría sido buena idea) y que vote a la izquierda, aunque no sea al PSOE, para un futuro gobierno en minoría. Y para esa movilización tiene que rescatar, como dices, el miedo a la derecha que tan bien le funcionó las últimas dos veces.

Sin embargo, ahora es más complicado ir hacia el voto útil, que para ellos sería la mejor opción, teniendo en cuenta lo mal que está funcionando el bipartidismo y los movimientos como el 15-M

Y una última cosa que les vendría bien sería el fin de ETA, que se podría apuntar el propio Rubalcaba en gran parte, si lo saben manejar bien

En todo caso, es una opción muy complicada y lo más probable es una gran mayoría absoluta del PP