martes, diciembre 18, 2007

Derecho de admisión

Imaginemos que intentas entrar en un sitio (bar, discoteca, etc.) y te deniegan el derecho de admisión. Y te apetece tocar la pelotas. Pues tienes que saber que la ley que regula el derecho de admisión depende de la Comunidad Autónoma en la que vivas. Por ejemplo, en Valencia:

  • Si no hay un cartel que ponga que está reservado el derecho de admisión no te pueden impedir la entrada (dimensiones mínimas de 30 cm. de ancho por 20 cm. de alto)
  • No pueden impedirte la entrada por motivos de origen, raza, sexo, religión o circunstancia personal o social.
  • Si no te dejan entrar tienen que recoger este hecho en el libro de reclamaciones.
En Madrid la ley es muy parecida. Cito textualmente (las negritas son mías):

Los titulares de establecimientos y los organizadores de espectáculos o actividades recreativas o personas en quienes deleguen podrán ejercer el derecho de admisión. Este derecho no podrá utilizarse para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuario en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo. El derecho de admisión deberá tener por finalidad impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir molestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad. Las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos.


Vamos, que no te pueden dejar fuera por tener el pelo largo, pendientes o ir en zapatillas. Sólo si muestras una actitud violenta. Si el nivel de tocar las pelotas al que se quiere llegar es alto lo mejor es llamar a la policía local.

Más información:
No siga leyendo



Tags Technorati: ,

2 comentarios:

Charly dijo...

Se ve que no te dejaron entrar en algún sitio...
la verdad es que pese a que seguramente tengas la ley en tu favor, a mi me basta con decirle que me voy al bar de enfrente a dejarme los 150 euros que me he ahorrado comprando las zapatillas en vez de los zapatos-incómodos a su salud.

Inés dijo...

Esto está muy bien, pero ya sabemos las excusas habituales para no dejar entrar a alguien en un local: está-el-aforo-lleno-hay-fiesta-privada-no-estás-en-la-lista-etc...