martes, febrero 21, 2006

Transporte público en Tokyo

Me estoy leyendo una guía de Tokyo que me regaló mi novia por mi cumpleaños, por eso del viaje a Japón. Y ahora mismo estoy en la parte de la llegada, que si aeropuerto, tren y transporte público en general. Y me ha sorprendido lo diferente que es el transporte público de lo que he visto en Europa (he estado en Madrid, Estocolmo, París, Londres y otras muchas ciudades europeas como para hacerme a la idea).

En Tokyo lo primero sorprendente es que hay líneas de tren públicas (de la compañía del Estado JR) y privadas. Pero no es que haya trenes privados sobre vías públicas, como se pretende hacer en Europa con la liberalización del sector, incluído el Reino Unido que después de su fracaso de privatizar las vías también las ha vuelto a nacionalizar). No. Son vías privadas en la que van trenes privados. No son muchas, eso sí, pero conviene tenerlo en cuenta porque los tickets no son los mismos. Y luego el metro. Hay una red de metro muy extensa, pero son dos compañías (una municipal, con 4 líneas, y la otra, que no sé si es también pública o privada). Los tickets normales no pueden usarse para cambiar de una compañía a otra, para eso hay tickets de transfer. Pero no existe una forma de poder montar en todo el transporte público a la vez (las dos compañías de metro y las múltiples de tren). Además lo normal es comprar tickets de un viaje, no hay de 10 viajes. A no ser que vayas a estar mucho tiempo y sólo te muevas por una compañía. También existe una tarjeta combinada que se puede usar en las dos compañías de metro y las privadas de tren, pero no en la JR, cuya red es la más importante. O sea, que los propios japoneses (no ya un turista como yo) viaja comprando tickets individuales. En la guía también dicen que no hay taquilleros en las estaciones de metro, excepto en algunas estaciones grandes señaladas en los mapas. Siempre hay que usar las máquinas de venta. Y al salir hay que pasar el ticket (como en la red de tren de Cercanías de Madrid). Si has pagado de menos te cobran ahí, a la salida (aquí en Madrid te pondrían un multazo fino).

Luego están los autobuses. Te recomiendan no cogerlos ya que todo está en japonés (el resto de transportes usan también los caracteres occidentales) y tendrías que aprenderte los kanjis de las paradas. O estar preguntando todo el rato.

Y los taxis. Esto es lo más curioso. Los taxis tienen dos luces. Una roja y otra verde. La roja se enciende cuando el taxi está libre, y la verde cuando está ocupado. ¡Todavía me estoy preguntando si la guía estará mal y es al revés!

En fin, ¡ya queda menos para mi viaje a Japón!


Tags Technorati: , ,

5 comentarios:

Hombre de Uel dijo...

Lo mas interesante de esto va a ser cuando vuelvas y nos cuentes como es "realmente" el transporte en japón, o, más bien, como es para un extranjero que no habla nada de japones

Por cierto, si ves a alguien durmiendo de pie en el metro por favor hazle una foto XD

Alex dijo...

Por supuesto que haré un artículo pormenorizado sobre el viaje a Japón, incluyendo lo del transporte público. Aunque la guía dice que toda la red de metro y tren está en Inglés y Japonés, así que no debería haber problemas a no ser que usemos el bus... de todas formas el chico al que vamos a visitar habla algo de Japonés, así que le pediríamos ayuda.

Y haré fotos a todo lo que me parezca raro (un tío durmiendo de pie me parece raro, sí ;D )

ananuska dijo...

Menudo follón, no?? Allí si que hay que irse con los deberes hechos o si no ni siquiera puedes pillar el metro.

Ya nos contareis qué tal la experiencia.

Alex dijo...

Hombre, en Tokyo viven 12 millones de personas y tiene la red de metro más grande del mundo. Todo es muy complicado: 70 líneas de tren, más de 1000 estaciones...

voyeur dijo...

ojalá yo el año que viene, con más ahorros, pueda comenzar a viajar mucho más de lo que lo hago ahora.
la cultura oriental es siempre seductora para cualquiera que apenas puede experimentarla cuando se filtra con cierto temor por algún barrio chino.
en argentina, hay uno muy lindo cerca de belgrano y desde que fui que no puedo parar de pensar en volver a ir.

saludos.
nos leemos.